Aunque influyen en el precio de los secadores de pelo, ofrecen importantes beneficios para quienes utilizan sus aparatos con mucha frecuencia. Son especialmente adecuados para aquellos que sueñan con un secado perfecto y optarán por un modelo, si no se llama “profesional”, que está muy cerca de él. Hay, por ejemplo, aparatos con tecnología iónica (que difunden los iones negativos en forma de diminutas gotas de agua) o un recubrimiento de turmalina. Este último elimina eficazmente la electricidad estática generada por los iones positivos y aumenta el brillo de las longitudes. Además, el secado es más rápido. En resumen, son buenos para todo. secador de pelo con cerámica. Gracias a este material, el calor se difunde uniformemente, optimizando así el proceso de secado. La última opción es la tecnología de infrarrojos, que limita el sobrecalentamiento del aparato para cuidar el cabello y dejarlo suave y brillante después del secado. Por último, eche un vistazo a los detalles no tan accesorios, como la longitud y la maniobrabilidad del cable del aparato, la ergonomía de su mango, la rejilla desmontable y fácil de limpiar…