Nuestro trabajo es hacer cereales de desayuno de calidad, saludables y sabrosos para toda la familia. Y cada día, mejoramos nuestras prácticas: Estamos comprometidos con la agroecología, estamos mejorando continuamente nuestras recetas y nos esforzamos por desarrollar métodos de producción que son tan simples como sea posible. Para ello, tenemos dos fábricas en Francia donde más de 600 personas trabajan con el mayor cuidado y contribuyen significativamente a la vida económica y social de su región.