El espacio requerido para una barbacoa es igual al de la propia mampostería más el espacio necesario para la circulación y la seguridad. También debe tener en cuenta la evacuación del humo. Lo ideal es que la barbacoa esté orientada perpendicularmente a la brisa predominante para mantener la caja de fuego libre de ráfagas de viento y promover un calor constante. Esto es importante para el carbón, menos para el gas e innecesario para los modelos eléctricos. Tenga cuidado de no colocar la barbacoa demasiado cerca de la casa: los olores de la barbacoa se propagan en el interior cuando las puertas y ventanas están abiertas y, si se apoya en la fachada, la manchará irremediablemente. Si la instalación es cada vez más grande, y sobre todo más pesada, una base de hormigón armado se hace indispensable. – ¿Por qué no aprovechar para traer agua y electricidad para hacer una cocina completa?