El principio es simple. Es un mosquito marica que tiene la misma forma que una raqueta de tenis. El dispositivo está equipado con un condensador que almacena la corriente eléctrica y le permite succionar el mosquito en vuelo, ¡de frente o de espaldas! En el mango está el interruptor que le permite liberando la descarga eléctrica con el pulgar. La corriente pasa a través de la malla metálica, cuyo diseño de malla y capas protectoras tendrá un impacto en la eficacia de su arma repelente de mosquitos. El golpeo por contacto suele ser una señal de que el insecto se ha electrocutado en vuelo en la malla de la raqueta. Luego caerá al suelo, literalmente frito. Una potente raqueta repelente de mosquitos, generalmente de 3000 o 4000 V, puede matar a un insecto sin peligro para la seguridad de sus dedos, o sin peligro para sus mascotas.